arte, Escritos, Pacientes, Psicología

“¿Qué miras cuando miras?”

En el desarrollo de la profesión, suelen preguntar:

¿Cómo hacen para escuchar tantas personas con problemas?”.

El psicólogo escucha diferente, abre preguntas sumergiéndose en la historia de cada paciente, invitando a mirarse desde otro lugar, habilitando la conexión con el deseo.

El discurso abre una puerta al mundo interior, sonando entre palabras un torbellino de dolores, confusiones, dudas, emociones y pasiones.

¿Qué mira cada quién?

Cada persona ve un mundo diferente, según su universo interno: “existiendo tantos mundos como miradas posibles”.

Una mirada está teñida por la propia historia, impactada por sucesos inesperados que sacuden y marcan.

Esas constelaciones de marcas, historias y lo propio, va dando lugar a un universo único: la subjetividad.

En esos momentos en que “la subjetividad duele”, algunas personas sienten que solas no pueden, y buscan ayuda, llegando al consultorio.

Poco a poco se trabaja con cada paciente, y se abren puertas que permiten a esas emociones que duelen, ser nombradas, conectándose a palabras que al ser dichas son resignificadas.

“Entre pinceladas dibujas tu mirada, vivo retrato de tu historia.

Ojos reflejan tus opuestos inseparables y contradictorios.

Emociones constantes, sacudones del mundo externo ingresan, revolución en tu interior se exterioriza en lágrimas sentidas.

Se tiñen de rojo esas marcas de llantos y cansancio, dejando huellas.

En tus ojos, una puerta siempre abierta, deja salir tus lágrimas en caudales de tristeza.

Esa puerta también se abre al mundo, dejando ingresar emociones de sentidas aventuras, vives mundo de tropiezos, esperanza y crecimiento”.

“Mirada renovada

Esa otra mirada que se construye en el espacio de atención psicológica, habilita al paciente a sentir que es posible vivir sin tanto costo.

Es un proceso que no será de un día para otro ni fácil, porque conectarse con el propio deseo lleva esfuerzo.

Respetando tiempos internos, reconociendo deseos, y soltando aquello que no se siente propio, una sensación de equilibrio comienza a ganar lugar en el mundo interior ¡y se siente maravilloso!

Te invito a reflexionar:

¿Quieres quedar encerrado en esa manera de mirar el mundo en que no la pasas bien, sintiendo que no hay salida?

¿O quieres abrir nuevas puertas para mirar diferente?

¿Qué miras cuando miras?

Ten en cuenta que es posible mirar-te diferente, rompiendo mandatos aprendidos en busca de lo propio.

Rebelarte ante lo impuesto, animándote a asomarte a una ventana con nuevos aires de sueños, pasiones y esperanza.

Una mirada de ave fénix sobrevuela tu interior, una mirada renovada.

Texto: Lic. Germán Rothstein.

Imágenes: Caro Lazarte.

Firmado por: SAFE CREATIVE, S.L.. Dirección: C/ Bari, 39, 2ª Planta – 50197 Zaragoza (España). A fecha: 28-ene-2022 14:43:53 UTC
Este documento se ha almacenado y registrado en Safe Stamper con código de verificación 220128-3UFA5V y puede ser validado en la dirección https://www.safestamper.com/certificate/220128-3UFA5V?locale=es
Para conocer el funcionamiento y validez legal de este certificado puede consultar la siguiente dirección: https://www.safestamper.com/legal

1 pensamiento sobre ““¿Qué miras cuando miras?””

  1. Deshacerte de «esa mirada» que está formada por el mundo exterior e interior y fijada por la sociedad, por los padres, ancestral!lleva muchísimo tiempo sin influencias, nunca llega a ser pura, pero si más limpia! Significa romper con formas de vida, relaciones, a medida que se obtiene libertad, siempre que se analice en profundidad!! El deseo motor del cambio!! También influye la maduración y el sufrimiento para separar lo que no sirve, o sea las relaciones tóxicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.