arte, Clara Romero Peragallo, Escritos, Max Feito, Psicología, Sociedad

“Ojos Cabros”

La etapa de la adolescencia suele ser un período caracterizado, no solo por los cambios en el cuerpo consecuencia de la pubertad, sino además por una ingenua y necesaria rebeldía.

                Esta rebeldía es la que permite esa chispa disruptiva con lo instituido, posibilidad de cambio y creatividad para el crecimiento. Muchas veces se suele expresar de manera interna, en las fantasías de un mundo mejor, especie de utópica revolución… que es objeto de burlas por ciertos sectores del mundo adulto: “piensas eso ahora, espera a crecer y vas a ver que va a importar el dinero y se van a ir esos ideales de revolución”.

                Con el tiempo, esos ideales van tomando una forma posible en el hacer, pudiendo concretarse en la forma que permite un sistema de mercado, al cual se amoldan para intentar pertenecer.

                En determinados momentos históricos, se generan condiciones que permiten dar lugar a un “sacudón social”, ante ciertas formas y costumbres poco sanas o injustas, que se reproducen por décadas, y que los adultos sienten que ya están dadas y no son modificables. Reproducción de un statu quo: “poder que parece dado de manera divina”. Muchas sociedades se quedan en la queja de la injusticia repetida, sin poder pasar al hacer.

Pero…

                ¿Qué siente un grupo de jóvenes ante la encerrona de no tener oportunidad ni futuro, ante una sociedad que le niega sus derechos?

                Aparecen grietas en el sistema, donde artistas comienzan a expresar aquello que el poder calla: “Protesto yo! manifiesto (canta con el alma Makiza).

                ¿Qué sucede cuando a una generación de adolescentes el sistema político económico les da un motivo para expresar su sana rebeldía?

                La rebelión de los cabros!

                Ante la asfixia de sentir un futuro embargado, ante una educación privada que priva al pueblo de posibilidades de crecimiento, cualquier chispa puede encender el fuego interno: treinta pesos…evasión masiva de molinetes; un gobierno enceguecido de poder reprime una protesta adolescente de manera violenta.

                 Un estado violento, un pueblo silenciado, la voz burlona de un gobierno: “Cabros esto no prendió…” (la palabra cabro es usada en Chile para referirse a un joven y la expresión «cabro chico» indica a un niño).

                Carabineros pegando y arrastrando a los cabros… imaginario colectivo de una sociedad que se identifica con los cabros, incendio interno de un pueblo que se contagia de rebeldía adolescente. Las calles son tomadas y ganadas por el clamor popular, mayor equidad y derechos se reclaman.

                Un gobierno enfermo de poder, no escucha… brutal represión. “Estamos en guerra” expresa el presidente.

                Valiente primera línea se construye: a modo de súper héroes, jóvenes con sus escudos y cuerpos frenan proyectiles y guanacos, defendiendo a los manifestantes de agresivos militares y pacos.

                Brutal represión, numerosos heridos y muertes, y en medio de eso una despiadada repetición: carabineros disparan a los ojos de quienes marchan.

                ¿Intento de enviar un mensaje al pueblo?: no vean más un cambio como posible, no tengan esperanzas de ver algo diferente.

«La vista de los que perdieron»: Clara Romero Peragallo (Chile)

“Ojos Cabros»

“A pesar de sus ojos arrancados,

 la gente continúa marchando,

 con la primera línea como proa, reclamos se siguen escuchando.

Ojos cabros miran al mundo,

con rebeldía adolescente el corazón abro.

 Un pueblo rebelde lucha por sus derechos ante la histórica injusticia,

pudiendo ver más allá de sus ojos robados,

en sus lágrimas de sangre corren ríos de logros anhelados,

el fuego interno de un espíritu por ninguna violencia será sofocado!

 Pueblo de ojos cabros…

Despierta mirada adolescente

de un pueblo que ya no calla lo que siente”.

Texto: Lic Germán Rothstein

Contribución Gráfica Portada: Max Feito (Chile).

Contribución Gráfica «La vista de los que perdieron»: Clara Romero Peragallo (Chile).

Dedicado a Gustavo Gatica, y al valiente pueblo chileno.

Firmado por: SAFE CREATIVE, S.L.. Dirección: C/ Bari, 39, 2ª Planta – 50197 Zaragoza (España). A fecha: 06-mar-2020 2:38:31 UTC Este documento se ha almacenado y registrado en Safe Stamper con código de verificación 200306-DCAAB3 y puede ser validado en la dirección https://www.safestamper.com/certificate/200306-DCAAB3?locale=es Para conocer el funcionamiento y validez legal de este certificado puede consultar la siguiente dirección https://www.safestamper.com/legal

2 comentarios sobre ““Ojos Cabros””

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.