arte, Escritos, Psicología, Sociedad

«Las caras del poder»

El poder, posee caras ocultas y manifestaciones visibles.

Un poder que se ejerce desde estratos muy altos y poco visibles a los ojos de los habitantes, muestra algunas expresiones sobre las que se depositan las quejas cotidianas, caras visibles conformadoras de grietas, para entretener al pueblo.

Desde esos “poderosos mandos invisibles”, se congenian grandes negocios exteriorizados en guerras, muriendo miles de inocentes en “defensa de ideales y banderas”.

Este “poder invisible” genera un efecto derrame sobre la sociedad, escuchándose repetidas frases que refieren a personas en estado de confusión, sintiendo que “hagan lo que hagan, no hay salida”. Ante esto, el psiquismo da lugar a un mecanismo primitivo: la huida. Momentos de migraciones masivas, de diferentes franjas etarias, en busca de vivir con mayor tranquilidad.

¿Cuál es la mejor manera de ejercer el poder con inmediatez sobre millones de personas, sin que lo noten, y haciéndoles creer que eligen?

Internet y las redes sociales. Cada usuario cree fervientemente que está eligiendo, reforzándose su elección por informaciones acordes a sus ideales. A modo de un genio de cuentos que concede deseos, los logaritmos se convierten en hacedores de una realidad acorde a lo imaginado. Infinitas formas de ejercer el poder de manera invisible, un perpetuo sostén del status quo.

Si se cree poseer la razón de modo cuasi religioso y sin miramientos, en un contexto de grandes tensiones y confusiones a nivel social, político y económico, aparecerán como consecuencia variadas formas de violencia.

Haciendo visible lo invisible: un sistema de poder perverso, que transgrede todo tipo de reglas a cualquier costo, con el solo objetivo de seguir reproduciendo su poder.

La realidad social se construye a partir de discursos, jugándose partidas de ajedrez discursivas.

Cuando algún sector de poder se siente en jaque, intenta un golpe de efecto discursivo, generando una gran conmoción, llevando a tal confusión social que comienza a dudarse del principio de realidad. ¿Esto será real o algo inventado? ¿Es verdad o mentira?

Si se pone en jaque el principio de realidad a nivel social, el impacto en la subjetividad es de alto grado. Confusión, agotamiento mental y corporal, desborde emocional, agudización de síntomas de diversas patologías de base.

Ruido que no cesa, medios de comunicación que ensordecen con avalanchas de información: personas que sufren, se desorientan, están agobiadas. 

Una de las maneras de alterar la percepción y la comprensión, es la sobrecarga de ruido e información. A modo de una guerra discursiva, la mano invisible del sistema de poder necesita contenidos que apabullen, conmuevan y asusten.

Una población en estado de alteración emocional constante, pierde la posibilidad de darse el tiempo de espera psíquico para poder pensar. 

Por lo tanto, una forma de comenzar a fisurar este sistema perverso, es permitirse frenar para reflexionar y cuestionar esos discursos reinantes.

Interrogarse a uno mismo, sin dejarse invadir ni arrasar por un mundo complicado.

Leer, formarse y adquirir herramientas internas para construirse día a día en un libre pensador.

Texto: Lic. Germán Rothstein.

Imágenes: Pixabay.

Firmado por: SAFE CREATIVE, S.L.. Dirección: C/ Bari, 39, 2ª Planta – 50197 Zaragoza (España). A fecha: 12-sep-2022 2:55:28 UTC
Este documento se ha almacenado y registrado en Safe Stamper con código de verificación 220912-WMURNP y puede ser validado en la dirección https://www.safestamper.com/certificate/220912-WMURNP?locale=es
Para conocer el funcionamiento y validez legal de este certificado puede consultar la siguiente dirección: https://www.safestamper.com/legal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.