arte, Escritos, Psicología

“Tiempos pasados… ¿desaprovechados?”

No siempre es fácil significar el pasado, y “saber qué hacer” con esos recuerdos de carga emocional elevada.

Pensamientos se imponen en la mente, repitiéndose una y otra vez, cobrando vida propia para molestar en el mundo interno.

Algunos pacientes manifiestan:

“¿Y si lo hubiera hecho distinto?”.  “Tuve la oportunidad, y la deje pasar”.

Estas expresiones responden al reproche:

  •  por no haber actuado de una manera diferente
  •  por dejar pasar una oportunidad, que se siente nunca volverá a repetirse.

El reproche reiterado, genera a nivel psíquico un alto costo interno, especie de tortura interna que deriva una y otra vez en la siguiente pregunta:

“¿Cómo fue que no aproveche ese momento?”.

A nivel vincular, los lamentos responden a la fantasía de haber podido conocer al hombre o mujer ideal: “Le pude haber dicho eso… ¡y ahora ya está… es tarde, perdí mi oportunidad!”. Como consecuencia, aparecen la culpa y remordimiento por una pérdida del orden de lo increíble, dando lugar a lamentos reiterados.

Otro tipo de lamentos, hacen referencia a esos tiempos perdidos, que ya no regresan:

“Los tiempos de antes eran mejores”. “Lo que viví en este lugar fue increíble… este lugar ya no es el mismo”. “¿Por qué no puedo volver a lo de antes?”.

Nostalgias de tiempos pasados, sumen a la persona en lamentos, impidiendo que pueda visualizar, aprovechar y disfrutar las oportunidades de su presente.

Al decir de Borges: “Cuando uno extraña un lugar, lo que realmente extraña es la época que corresponde a ese lugar; no se extrañan los sitios, sino los tiempos”.

De esta manera, ni reproches de lo que pudo haber sido y no fue; ni nostalgia de lo que fue y ya no volverá a ser, conducen a un mundo interior saludable.

Esas oportunidades que no se supieron o pudieron aprovechar, dejan una enseñanza para abordar de manera diferente nuevas opciones que surjan en la vida cotidiana, desarmando el reproche, y transformándolo en una oportunidad del presente.

Y los recuerdos de un pasado mejor, de esa costosa nostalgia de “aquello que ya no es”, pueden resignificarse… siendo recuerdos que constituyen la historia de cada persona. Poseen el valor de construcción histórica de la subjetividad.

La historia constituye a cada sujeto, pero no lo determina.

Y es a partir de la historia, desde la que cada persona puede seguir construyendo presente, disfrutando de oportunidades, creciendo y caminando cada quien su propio camino.

Texto: Lic. Germán Rothstein.

Imágenes: Pixabay.

Firmado por: SAFE CREATIVE, S.L.. Dirección: C/ Bari, 39, 2ª Planta – 50197 Zaragoza (España). A fecha: 26-mar-2022 20:51:41 UTC
Este documento se ha almacenado y registrado en Safe Stamper con código de verificación 220326-Y8M42W y puede ser validado en la dirección https://www.safestamper.com/certificate/220326-Y8M42W?locale=es
Para conocer el funcionamiento y validez legal de este certificado puede consultar la siguiente dirección: https://www.safestamper.com/legal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.