arte, Escritos, Psicología, Sociedad

“¡Atención: estafador-es!”

El engaño hace daño…

Se vive rodeado de estafadores en la vida cotidiana.

La estafa puede ser pensada en diferentes niveles:

  • Estafa política: efectuada por los gobiernos de turno en Argentina, independientemente del partido político que se encuentre gobernando. (Al decir de Enrique Pinti: “el crimen perfecto existe… es el realizado por políticos. A pesar la evidencia de sus delitos, que incluso toman estado público, se los vuelve a votar, ocupando una y otra vez lugares de poder).
  • Estafa económica: ejecutada por estafadores, que se encuentran al acecho de sus posibles presas. Este tipo de estafas se ven incrementadas por las redes sociales y la virtualidad, en las que muchas personas exponen y muestran momentos de movilización emocional. 

 ¿Cómo funciona el estafador?

Detecta alguna presa en estado de tensión emocional: por el enojo ante una injusticia; por una gran necesidad; por obtener algo muy deseado o anhelado.

Frente a alguna de estas situaciones, el estafador actúa: ofrece aquello que esa persona en movilización emocional necesita. Al escuchar como posible eso que se necesita, sin pensar demasiado (porque justamente la elevación del estado emocional impide pensar con claridad y discernir), acepta dicha oferta.

De esta manera, se produce el engaño. Como consecuencia el mundo interior es arrasado y destrozado: “¡Siento que no tengo salida con esto que hice!”. “¿Cómo no me di cuenta y acepte, que tonta/o?”.

Los manipuladores ingresan en esas fisuras emocionales, que cualquier persona en algún momento de su vida puede sentir.

  • Estafa emocional vincular: una persona es utilizada por otra para satisfacer sus necesidades, y cuando le deja de ser funcional… desaparece (gostheo). Quién sufre el abandono, no entiende… sintiendo sobre sí la estafa.

También en los vínculos, un tipo de estafa frecuente es la manipulación ejercida por uno de los integrantes que tiene mayor poder que otro. Suele suceder que, quién sufre la manipulación se da cuenta, pero a pesar de todo no puede renunciar a ese vínculo (estafa similar a la política: se sabe que se está siendo estafado, pero no se puede realizar ninguna acción como para romper en encierro en esa estafa).

Para finalizar, una invitación a reflexionar: ante situaciones de movilización emocional, cuando el pico de tensión hace sentir el mundo interior desbordado, y de pronto aparece una solución mágica ofrecida por otro… es importante frenar las cadenas de pensamiento.

No decidir apresuradamente, darse un tiempo de espera interno, para que el pensamiento tenga lugar, y abrir como pregunta:

¿Es legítimo este ofrecimiento y solución posible, o estoy siendo víctima de un engaño?

Siempre es posible habilitar poco a poco nuevas opciones, rompiendo el estado de sentirse “sin salida”, y comenzar a construir un nuevo camino con esfuerzo y sin soluciones mágicas.

Texto: Lic Germán Rothstein.

Imágenes: Pixabay.

Firmado por: SAFE CREATIVE, S.L.. Dirección: C/ Bari, 39, 2ª Planta – 50197 Zaragoza (España). A fecha: 01-may-2022 1:27:21 UTC
Este documento se ha almacenado y registrado en Safe Stamper con código de verificación 220501-2V2S35 y puede ser validado en la dirección https://www.safestamper.com/certificate/220501-2V2S35?locale=es
Para conocer el funcionamiento y validez legal de este certificado puede consultar la siguiente dirección: https://www.safestamper.com/legal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.