adolescencia, Barbara Low's, Escritos, Psicología

“Miradas: una historia de colores”

Obra: «Te vio partir»

Mirar, ser mirado, mirar-se uno mismo. La importancia de la mirada para cada sujeto, es tal que algunas personas se sienten sujetas a la mirada de un otro: padre, madre y demás actores sociales.
Mirada que puede adquirir distintos matices: volverse reconocimiento en algunos casos, y en otros juzga y se torna muy cruel.
Pero más allá de como sea significada esa mirada, esa mirada de otro es importante y necesaria para que cada sujeto se sujete y sostenga en ella.
En algunos casos, esa mirada de un otro es tan invasiva, que el propio sujeto queda entrampado, mirando desde los ojos y desde el deseo de otro que mira por él. Es mirado por otro, olvidándose de mirar-se a sí mismo.
Pequeña historia clínica: “una paciente de 16 años llega a mi consultorio presentando síntomas en su cuerpo que generaban que se desconecte del mismo. Con el transcurrir de las sesiones, se escucha como su discurso, está tomado por un otro y sus necesidades. Ante preguntas relacionadas con el deseo de la paciente, remitía nuevamente a ese otro que la invade y habla por ella. Ser mirada por un otro sin poder mirarse a sí misma, estar perdida en la mirada del otro.
Luego de meses de trabajo, aparece como pregunta desde mi lugar de analista: “¿cómo te ves a vos misma?” “Yo me veo de colores, según mi estado de ánimo: verde, naranja, rosa, azul. Y a …. (ese otro que miraba por ella) veo que su color es negro.”

La paciente, logró por primera vez cuestionar y correrse de la “mirada negra” de ese otro invasivo, pudiendo mirar desde su deseo, encontrar su mirada, mirada propia que le permite “verse de colores”.


Texto: Lic Germán Rothstein
Contribución gráfica: Bárbara Low´s

Firmado por: SAFE CREATIVE, S.L.. A fecha: 18-sep-2019 15:33:18 UTC Este documento se registrado y ha almacenado en Safe Stamper con código de verificación 190918-JJWVU2 y puede ser validado en la dirección https://www.safestamper.com/certificate/190918-JJWVU2?locale=es

3 comentarios sobre ““Miradas: una historia de colores””

  1. Verse de colores suena a esperanza, a comienzo, a alegría.
    Que difícil encontrar el arcoiris interno, dicen que sale generalmente después de la lluvia…
    Pero como dicen una vez que se encuentra algo con sentido uno lo busca y evoca y eso se impregna en nuestro ser anhelando ser siempre de colores a pesar de las lluvias, de los días grises y de las tormentas que pasen.
    A verse de colores y a encontrarlos siempre 🙂

  2. Es verdadero…días brillantes , días opacos , días grises …..y determinados por la influencia de seres que nos influyen….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.