adultez, emociones, Escritos, Psicologia, vejez

“Escaleras al cielo: un arco iris entre el amor, y el dolor”

Hace unos años, en un espacio de atención psicológica con carácter comunitario que brindaba en una parroquia de la ciudad, llega un paciente que presentaba un diagnostico confuso, repitiendo en las sesiones una y otra vez las mismas situaciones en su discurso, no recordando ya haberlas relatado. Con el tiempo se declararía una enfermedad neurológica de manera manifiesta.
Todo esto se ve atravesado a nivel familiar por: situaciones de violencia por desborde de parte del paciente, por una enfermedad autoinmune de su mujer (Miastenia Gravis, más información en: https://www.facebook.com/Miastenia-Gravis-Zonal-Mar-del-Plata-106703739363246/)
y el dolor de sus hijos que les toca crecer viviendo estas situaciones.

A pesar de este panorama, siempre estuvo presente de fondo el amor y el deseo de salir adelante por parte de cada integrante de su familia. Así, amor y deseo combinado con un acercamiento al arte permiten comenzar a transformar este panorama gris en una historia con colores.
A continuación unas palabras que surgen a partir de lo escuchado en el consultorio:
“Un hombre y una mujer que se aman, e intentan juntos crecer. Hijos que llegan al mundo.
Un hombre cuya cabeza se enferma, volviéndose su cuerpo duro y hostil, mientras su corazón continúa gentil, a pesar de no poderlo decir.
Una mujer que no renuncia al amor, pero su cuerpo le tiende una trampa. Sus musculos no responden, volviéndose debiles y blandos, al mismo tiempo que su corazón se hace fuerte y poderoso. 
Idas y vueltas, de amor y dolor.
Niños que sufren y se confunden. Rayos y truenos paternos atraviesan su crecer. Tormentas vuelven gris un horizonte.
El tiempo transcurre, algunas palabras dichas expresan locura y confunden, otras palabras se guardan y en silencio se sufren.
Niños que se vuelven adultos, con las marcas de su historia.
Una madre y mujer que lucha y sufre.
Un padre y hombre que comienza a no poder y debilitarse, un cerebro que se desconecta hasta apagarse: inocencia, dulzura, ingenuidad, dependencia.
Palabras que no alcanzan, emociones que desbordan…
Un rayo de luz nace, la alegría de un niño que llega!
Gran contraste con el intenso dolor de un padre que se va…
Una hija intenta comenzar a expresarse, a través de su dulce canto intentando conectarse. Un rayo de sol, comienza a atravesar la gris tormenta.
Hijos que luchan por crecer, una madre que los intenta sostener. Historias de vida, historias de amor, con matices de sufrimiento y dolor.
Ante decires que duelen, el arco iris hace su aparición. Una madre, mujer y abuela se expresa en toda su dimensión: pintando escaleras que van al cielo rodeadas de color”.

 

Lic Germán Rothstein
Firmado por: SAFE CREATIVE, S.L.. A fecha: 11-ene-2017 23:31:07 UTC
Este documento se ha almacenado en Safe Stamper con código de verificación 170111-9YWKSA
y puede ser validado en la dirección https://www.safestamper.com/certificate/170111-9YWKSA

1 pensamiento sobre ““Escaleras al cielo: un arco iris entre el amor, y el dolor””

  1. El cuerpo se torna duro y hostil mientras el corazón continúa gentil; el cuerpo no responde volviéndose blando mientras el corazón se hace fuerte, uno afloja y se entrega y el otro se vuelve fuerte para seguir.
    Todos queremos caminar al arcoiris, pero que camino seguir…
    La cabeza dice una cosa mientras el corazón susurra otra, ambas con la intención de ser parte de ese bello espectáculo, pero que cuesta a veces.. Amor, paciencia, cariño, entrega quizás sean las claves, en otras coraje, audacia, bondad.
    La vida no es fácil, llegamos con un grito cuando nuestros pulmones se abren a la vida pero nos esperan unos brazos tiernos que nos calman y así empezamos a caminar. Caidas, tropiezos, aciertos y desaciertos.
    Veo en los ojos de los hombres bondad, compromiso y generosidad, estamos todos remando al mismo rumbo pero que lindo y diferente se siente cuando estamos acompañados por otros ojos generosos y también sonrientes que hacen que el camino sea alegre, de colores y que en días de tormentas sean esos brazos que nos entregan la calma y nos abren un poquito los ojos para que podamos ver de nuevo los colores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.