adultez, arte, Escritos, Laura Flórez Velandia, vejez

“Huellas”


“Arrugas se dibujan en tu rostro…
mapas de experiencias vividas se inscriben retratando los recuerdos de historias sentidas.
Bella cara da cuenta de décadas de sabiduría,
hablando las biografías de distintas generaciones,
valiosas expresiones trascienden los ideales de cada prole,
escritas en el discurso de tus oraciones.
 
Falacia de la eterna juventud, ideal de un siglo de hipocresía,
fingida felicidad en la repetición de imágenes vacías.
 Máscaras ocultan el temor a envejecer, borrando las huellas de vida,
Alisado de piel, lifting de subjetividad…
individuos en serie, con ceguera de personalidad.
 
Rostro de abuel@, marcas del tiempo de belleza especial e inigualable,
tesoro añejo de ternura y amor, reflejo de huellas pasadas…
destellos brillan en la infinita luz de tu mirada.
Llamaradas de fuego traes contigo desde tu primer día,
cobrando vida en la ventana de tu alma esas vivencias de variado color…
dulces y amargas, cálidas y frías.
 
Maravillosos relatos de otros tiempos resuenan en el timbre de tu voz,
anécdotas valiosas para las jóvenes generaciones, repletas de sueños y pasiones”.
 
Texto: Lic German Rothstein
Contribución Gráfica: Laura Flórez Velandia (Colombia)


Firmado por: SAFE CREATIVE, S.L.. A fecha: 12-ene-2019 15:21:51 UTC Este documento se ha registrado y almacenado en Safe Stamper con código de verificación 190112-7SDMSL y puede ser validado en la dirección https://www.safestamper.com/certificate/190112-7SDMSL
adolescencia, adultez, arte, Camila Zawadzki, Esquina de Artistas, Psicología

“Gritos de Libertad”


“Esa boca, cavidad multifacética que en un mismo movimiento nutre y expresa.
Placer del comer, liberación de la expresión.
Pero a veces esa boca se siente diferente, adquiriendo formas que no hacen bien a la gente.
Boca de esos otros que juzgan, voz crítica que apabulla tus oídos y sentidos,
Sensación de ser comid@s por injurias amordazantes de sórdidos prejuicios.
Necesidad de sentir seguridad, religiones que en sus oraciones dan sensación de paz, rosarios en-cadena de rezos que no sueltan y sostienen, alivio ante esos otros que con sus prejuicios dan condena.
Pero esa boca atrapada, siente necesidad de libertad y se des-coca…
su potente e intensa lengua rompe sus cadenas, liberándose de sus condenas.
Una adolescente desnudándose de prejuicios heredados y cadenas injuriosas que condenan, vomita sus atracones de dolor, expresando sus deseos con pasión, gritando su libertad con clamor”.
Texto: Lic Germán Rothstein
Contribución Gráfica: Camila Zawadzki (Argentina)

Firmado por: SAFE CREATIVE, S.L.. A fecha: 02-dic-2018 16:02:21 UTC
Este documento se ha registrado y almacenado en Safe Stamper con código de verificación 181202-7NCMN4
y puede ser validado en la dirección https://www.safestamper.com/certificate/181202-7NCMN4
adolescencia, adultez, arte, Escritos, infancia, Mauricio Gutierrez, Pacientes, Psicología, vejez

“Caminos: ¿hay Cuerd@s?”

Caminante que caminas esa cuerda de vida, por momentos trastabillas, por momentos te equilibras. Sentirte desnud@, expuest@ ante tanta locura, pérdida inquietante de cordura.

Momentos de desesperación por perder el control, situaciones estresan y desvelan, una presión que aumenta y la cuerda se tensa…

Bajo presión, alta tensión! tiras y tiras de la cuerda, cuerda que se desgarra al punto de corte, desgarre que desconcierta y te deja sin agarre.

Seguir leyendo ““Caminos: ¿hay Cuerd@s?””

adolescencia, adultez, arte, Escritos, infancia, Marisol M., Mauricio Gutierrez, Psicología, vejez

“Mira-Mundos: un círculo de vida”

Un bebé nace dejando atrás la “redonda panza de su mamá: su pequeño gran mundo intrauterino”. Un cordón umbilical se corta, bocanadas de aire y un llanto de vida, ¡respira! Una mirada se ilumina.

Desde esa primer mirada, una realidad comienza a ser percibida de manera única y especial.

Seguir leyendo ““Mira-Mundos: un círculo de vida””

adultez, Escritos, Marisol M., Psicología

“Tatuajes en la piel, marcas en el alma”

En sintonía con la conmemoración del día del psicólogo, a continuación se presenta una viñeta clínica en la que se puede observar de manera gráfica como el espacio de atención psicológica constituye un corte con la cotideaneidad sentida como asfixiante.
Un espacio en que el peso y dolor de ciertas marcas de la vida, pueden resignificarse en relación a la historia de cada paciente, dando lugar a nuevos interrogantes internos, que posibiliten un reposicionamiento frente al entorno, abriéndose como posibilidad vivir sin un costo extra: vivir la vida de otra manera es posible…

Seguir leyendo ““Tatuajes en la piel, marcas en el alma””

adolescencia, adultez, Escritos, infancia, Marisol M., Psicología

“Equilibristas en la vida”

Día a día, frente a diferentes situaciones que acontecen en nuestras vidas, intentamos no perder el equilibrio. Pero frecuentemente nos encontramos sin darnos cuenta, o sin poder evitarlo, en la cornisa.
En esos momentos aparece la desesperación por intentar no caer. Pero a veces, es tan fuerte la atracción hacia el vacío, que resulta irresistible para algunas personas la repetición que los arrastra hacia un nuevo tropiezo, una nueva caída.

Seguir leyendo ““Equilibristas en la vida””

adultez, Escritos, Psicología, vejez

“Escaleras al cielo: un arco iris entre el amor, y el dolor”

Hace unos años, en un espacio de atención psicológica con carácter comunitario que brindaba en una parroquia de la ciudad, llega un paciente que presentaba un diagnostico confuso, repitiendo en las sesiones una y otra vez las mismas situaciones en su discurso, no recordando ya haberlas relatado. Con el tiempo se declararía una enfermedad neurológica de manera manifiesta.
Todo esto se ve atravesado a nivel familiar por: situaciones de violencia por desborde de parte del paciente, por una enfermedad autoinmune de su mujer (Miastenia Gravis, más información en: https://www.facebook.com/Miastenia-Gravis-Zonal-Mar-del-Plata-106703739363246/)
y el dolor de sus hijos que les toca crecer viviendo estas situaciones.

Seguir leyendo ““Escaleras al cielo: un arco iris entre el amor, y el dolor””

adultez, Escritos, Marisol M., Psicología

“Y de pronto…, pequeña crónica de una generación”

 

 

Este texto tiene como intención abrir interrogantes que nos permitan pensar acerca de la pertenencia a la generación de jóvenes nacidos en la década del 80, generación marcada en sus diferentes etapas por complejos atravesamientos.

Seguir leyendo ““Y de pronto…, pequeña crónica de una generación””

adolescencia, adultez, Escritos, Psicología

“Cuestiones de un extraño sentir…”

 

En pleno siglo XXI, sostener una relación de pareja desde un lugar saludable se ha vuelto algo complicado.
Aquellas formas llamadas “tradicionales” de pareja y familia fueron mutando. Incluso la llamada “familia nuclear” ha ido desapareciendo, hasta volverse una excepción, dando lugar a la “familia ensamblada”. Esta última podría pensarse como una muestra de lo efímero y del escaso sostén en el tiempo de las relaciones de pareja: en pocos meses se separan, entablan nuevos vínculos y “casi sin conocerse” empiezan a convivir, trayendo al mundo a nuevos hijos.
Tal vez esta tendencia sea una manifestación de las dificultades, cada vez mayores, de los sujetos al momento de conectarse con sus emociones. En el acercamiento a un otro, pareciera resultar fácil hablar sobre cuestiones superficiales y realizar comentarios efímeros sobre la cotidianeidad, sumado a una creciente banalización de la sexualidad que se ha tornado moneda corriente.
Pero… ¿que sucede cuando se comienza a sentir?
En ese momento se escucha que aparecen miedos, inseguridades, tendencias a huir de alguno de los integrantes de la pareja, confusiones (no entendiéndose muchas veces, como se acaba un vínculo que supuestamente venía creciendo y en el que ambos se sentían en armonía).
De esta manera, suelen llegar pacientes cuyo motivo de consulta es la confusión que aparece a la hora de sentir, planteándose como posibilidad dejar a sus parejas, siendo repetida la expresión: “no se qué hacer con lo que siento…”. Ante esto, se comienza a trabajar sobre sus dificultades a la hora de acercarse y conectarse con sus emociones, abriéndose diversos interrogantes.
Pero también aparecen en otros pacientes, manifestaciones de enojo, dolor y tristeza cuando son dejados, estando la huida del lado de sus parejas. Dicen no entender, sintiendo frustración e impotencia ante la paradójica y loca frase que resuena y se repite: “Te quiero, te amo… por eso no puedo estar con vos”.
Curiosa época esta que nos toca vivir, en la que se ha vuelto extraño y temido el sentir, siendo habitual lo efímero y el huir…

 

Lic Germán Rothstein

Firmado por: SAFE CREATIVE, S.L.. A fecha: 07-may-2017 18:20:28 UTC
Este documento se ha almacenado en Safe Stamper con código de verificación 170507-S7FZP5
y puede ser validado en la dirección https://www.safestamper.com/certificate/170507-S7FZP5

adultez, Escritos, GARG, infancia, Psicología

“Por – Menores de ser niños, Por – Mayores de ser padres”

Ser niño, ser niña. Ser hijo, ser hija.
Ser hombre, ser mujer. Ser padre, ser madre.
Roles tan nombrados, pero que a veces se sienten tan complicados.

Ser niño pareciera ser algo que se vive con espontaneidad: permitirse jugar,
disfrutar de la infancia, y a la vez todos esos miedos que produce el “ir creciendo”. Pero
eso que a los ojos de los adultos parece ser tan sencillo (“solo juegan y no se preocupan
por nada y encima se portan mal”, se escucha decir por ahí a algunos padres), para los
niños no lo es tanto.
Jugar es la cosa más seria e importante del mundo, y en muchos momentos viven
su vida desde el juego y la fantasía.
Aunque a veces, este estado de fantasía se ve interrumpido por la cruel realidad
socio – económica de algunas familias, donde no alcanza para que los niños coman, o
tengan calefacción y agua caliente en sus hogares, no estando cubiertas muchas de sus
necesidades básicas.
A pesar de estas situaciones, los niños se abren camino a su manera y como
pueden, siendo cada uno de ellos único y diferente. A veces encontramos algunos que
son muy callados y les cuesta juntarse con sus compañeros a jugar, y también están esos
otros que no pueden quedarse quietos ni un momento, sin que ni siquiera ellos mismos
sepan por qué.
En esos momentos es muy importante acompañar al niño en su crecimiento, con
las primeras reglas que permitan la conformación de hábitos, y los encargados de esta
tarea fundamental son los adultos responsables de estos niños: papá y mamá en casa, y
los maestros en la escuela. Tarea ésta que en un principio parece sencilla, pero que a la
hora de llevarlas a cabo no lo es tanto:– Decir que NO a un hijo en el momento adecuado, y sostener ese NO a pesar de
sus caprichos (“cuando muchas veces un adulto se siente que “es malo” por decir que
NO, siendo a veces ese NO la respuesta necesaria y saludable que un niño necesita oír”).– Poner y sostener un límite desde la palabra diciendo un NO, sin necesidad de
violencia física ni verbal, ni intentando negociar con ese niño (“si te portas bien te
compro tal o cual cosa”).– Contener y abrazar a un niño que a veces no puede parar de moverse, que está
nervioso e inquieto, y otras veces angustiado y triste (“en ocasiones es difícil para los
adultos porque al intentar abrazar y contener al niño, internamente se sienten tan
nerviosos o angustiados como el propio hijo”).
Esta breve enunciación de situaciones, ha sido un intento de mostrar a los padres y
madres lo importante de abrazar, contener y dar afecto a un niño durante su crecimiento.
De esta manera, el ser padre y ser madre es poder sostener a los niños en su
crecimiento, pero ¿qué sucede cuando estos padres y madres no pueden sostenerse a
ellos mismos por sus propias historias de vida y sufrimientos?
¿cómo ser padre y madre, cuando muchas veces los propios padres de los hoy adultos,
no cumplieron con su función?
Pero por más difícil que suene y se sienta para un adulto el sostener a un niño
desde el ser padre y ser madre, no hay justificación posible para abandonar y ejercer
cualquier tipo de maltrato y violencia sobre un niño.
Así podría pensarse que llegamos a un estado en que tanto niños como adultos
desean lo que no tienen: “los niños ser grandes para dejar atrás los problemas y pormenores de una infancia que se siente difícil, y los padres ya no ser adultos y volver a ser
niños para quitarse de encima los por-mayores de ser grandes, que se sienten
insoportables e insuperables”.

Texto: Lic Germán A. Rothstein

Contribución Fotográfica: GARG

Firmado por: SAFE CREATIVE, S.L.. A fecha: 01-oct-2017 21:39:59 UTC
Este documento se ha almacenado en Safe Stamper con código de verificación 171001-ENY7YQ
y puede ser validado en la dirección https://www.safestamper.com/certificate/171001-ENY7YQ