actualidad, emociones, Escritos, Psicologia

“Cara borrada, Cara robada: des-carados”

Este texto se inspira en una paciente de 34 años, quien al ingresar al consultorio expresa : “no tengo NADA, ni hijos, ni marido, NADA”.
Fue al psicólogo en otras ocasiones: “siempre que hice terapia fue por problemas de pareja, de familia”. “¿Y por vos en algún momento pediste ayuda?”… silencio.

Como motivo de consulta, manifiesta:
”Todo empezó hace unos años, estuve en pareja por 10 años, hasta que se me cruzó otra persona, que me decía todo lo que me faltaba”. Descripción gráfica de la manera en que un psicopatón lee las fisuras en un otro, infiltrándose por sus grietas subjetivas, desplegando y ejerciendo progresivamente su poder.
Darse cuenta de estar siendo manejada por un otro, y a pesar de ser conciente de ello y querer salir, no poder correrse de su dominio.
Sentirse engañada y embaucada:
“Me embauquéen esa relación y nunca hice NADA, mientras él seguía con su mujer y tuvo un hijo, nunca le pedí NADA”
La palabra NADA se repite e inunda el discurso, cobrando un peso específico, el peso del vacío en el que se encuentra atrapada y escondida, sintiéndose sin salida.
Situaciones que se escuchan una y otra vez, personas atrapadas en las garras de psicópatas que les hacen creer pseudo promesas de amor, trampas discursivas evidentes al oído pero poderosas ante lo sentido.
Seres vulnerables que quieren alejarse, pero ante el intento de tomar distancia, se encuentran tomados por falsas promesas de amor de un embaucador.
Palabras que se potencian por la culpa sentida, cuando quien ejerce poder se pone en víctima, siendo un poderoso y des-carado actor de poca monta: “pobre de mí que te amo tanto, cómo me vas a dejar? Prometo que esto no se repetirá”. Mentiras descaradas y repetidas.
El significante CARA se hace evidente en lo expresado por la paciente:
“Para mí la persona es su cara, la cara de las personas que quiero no las puedo olvidar”.
Entonces, ¿Se podrá ver la cara de un des-carado o solo es un insoportable juego de máscaras, sin encuentro posible? ¿Cómo querer a un des-carado? Encuentro imposible si los hay…
Pseudo-promesas y falsas palabras de un manipulador:
“Siempre que me intenté alejar de él, volvía, diciéndome que esta vez sí iba a ser real, es la persona que yo creo querer”.
Comienzan a aparecer dudas acerca del querer, indicador saludable que permite realizar una importante diferencia:
  • “el querer” puede pensarse como el despliegue saludable de un sentir sobre un otro o sobre sí mismo.
  • “el querer” en otras circunstancias aparece ligado al no poder soltar-se de un otro, confundiéndose el querer con el estar enganchad@” al despliegue de la locura de un otro sobre un@.
Con el transcurrir de las entrevistas, resuena una frase cuyo recorte hace marca, haciéndose visible la invisibilización a la que está sometida:
“Se me borró la cara, pero no lo puedo soltar, lo quiero yo a él”.
Cabe preguntarse: “¿qué cara está borrada?”
Expresión poderosa acerca del desdibujamiento subjetivo que es capaz de realizar un otro manipulador:
“Rostro sin formas, identidad paralizada y atrapada,
mente con-fundida y sentir-es confiscados.
Vacío de subjetividad, vacío de deseo.
Llena de nada, llena de locura de un otro des-carado.
Cara borrada…
caída en cuenta que desde ahora está por su cuenta,
trazos de decir-es propios se encienden,
comienzan a pintar su nuevo rostro con la fuerza del fuego
y los colores del deseo.”
Lic Germán Rothstein
Contribución Plástica: Marisol M.
https://marisolm-arte.blogspot.com.ar/
Firmado por: SAFE CREATIVE, S.L.. A fecha: 08-dic-2017 22:36:20 UTC
Este documento se ha almacenado en Safe Stamper con código de verificación 171208-ADWAXF
y puede ser validado en la dirección https://www.safestamper.com/certificate/171208-ADWAXF

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.